• ¡Un juego ha sido la clave para esforzarse y trabajar de forma intensa algo tan abstracto como las fracciones algebraicas!
    Durante tres días los alumnos de 3º ESO han tenido que superar diferentes niveles de ejercicios para lograr las cartas de poder (detector de errores, pócima de la verdad, calculadora...) que podrán emplear en el examen.
    Las dinámicas del juego mejoran los procesos de aprendizaje, la motivación, el desarrollo del pensamiento lógico-matemático y la adquisición de destrezas y habilidades matemáticas, entre otras, por lo que desde el Departamento de Matemáticas seguiremos apostando por ello.

    Colegio